El top 5 Europeo era el objetivo principal, pero el objetivo ambicioso era pelear por una medalla. Estábamos en condiciones, no era imposible, pero a veces el cuerpo dice no… 👎🏽

Las condiciones de viento no acompañaron la regata

Foto de Sailing Energy

Así es la ley de las regatas, días previos buenos significan normalmente caos durante la competición. ¡Y así fue! Sólo dos días de navegación antes del día de las finales, sólo tres días navegados de los seis programados

Eso sí, al menos las condiciones de los dos días previos a la final fueron bien variados: un primer día de muy poco viento y mangas de slalom downwind, con alguna que otra anulación por falta de viento, y un segundo día de viento de Mistral de entre 15 y 18 nudos con algo de ola para mangas de ceñida popa. Pero este segundo día de condiciones perfectas no fueron bien acompañadas por mi parte…

Un día de regata que se convirtió en lucha interna

Pues bien, este segundo y último día antes de las finales pintaba muy bien: condiciones ideales, ceñida popa, previsión de hacer bastantes mangas. Estaba motivada. Pero entonces terminé la primera manga y dije: aquí pasa algo raro. No me encontraba nada bien, estaba como sin fuerzas y tenía muchas náuseas. No terminé en una mala posición, remontando hasta el 6º puesto. Decidí resetear e ir a por la siguiente.

Foto de Sailing Energy

Pero en la siguiente salida, mi cuerpo estaba diciendo literalmente NO. No podía remar, sentía mi cuerpo como un flan, tenía un pinchazo en el abdomen y no tenía reflejos. Terminé la manga llorando en la lancha sin poder hablar ni mantenerme en pie. Pensé en irme a casa, algo pasaba y no estaba en condiciones de seguir. Pero mi cabeza de nuevo decidió hacer reset y volver a por la siguiente.

Y de esta forma terminé las SEIS mangas del día más duro de mi vida navegando y conseguí tener las posiciones mediocres como para estar en la final en sexta posición. En la sexta manga, sabiendo que era la última, me dije que la menos una tenía que estar peleando en cabeza, que podía hacerlo y que ese era mi sitio. No sé de dónde saqué las fuerzas pero terminé una manga de infarto peleando entre la 1 y la 4 posición, donde terminé 4ª. Tiré la vela, me arrodillé encima de la tabla y rompí a llorar de nuevo. Literalmente no podía más… pero el trabajo estaba hecho.

Sé que mi yo del pasado no habría llegado a la final

Gracias al trabajo de esta temporada, gracias a mi preparador físico, entrenador y psicóloga, conseguimos entrar en la final. Soy absolutamente consciente que sin ellos esto no habría sido posible, me habría retirado y todo habría sido del revés. Pero ahí estuvimos, dando la cara, luchando contra mi propio cuerpo y mente para demostrar que estamos preparados para lo que venga.

Nunca había pensado que el trabajo psicológico podría tomar tanta importancia. Desde siempre he ido probando diferentes psicólogos deportivos por etapas, pero no cuajé con ninguno, no sé si porque pensaba que en ese momento no eran prioritarios y no supe ver de verdad la falta que hace tener esta herramienta entrenada o porque simplemente necesitaba dar con el momento y la persona. Y ha sido ahora, en este 2021 que hemos dado con la persona que está ayudándonos a entrenar nuestra mente y que encima he tenido el momento ideal para darme cuenta de lo necesario que era. Así que desde aquí doy GRACIAS por este descubrimiento tan fantástico a nivel no sólo deportivo sino personal.

Una final diferente: nuevo formato, nuevas oportunidades

Foto de Sailing Energy

Llegamos al día de la final con un nuevo formato que la clase quería probar antes de establecer el definitivo de aquí a los Juegos de 2024. De esta forma, las 8 primeras clasificadas entran en el formato de finales donde la puntuación parte de cero: la nueva puntuación es tu posición de entrada multiplicada por dos. Así, yo entré en 6ª posición con 12 puntos, separándome 6 puntos del bronce. Y no nos lo jugábamos todo a una sola manga, sino que hicimos tres mangas de puntuación normal y de ahí se moverían las puntuaciones.

Tuvimos viento de una nueva dirección, más de tierra, racheado y agua plana de entre 15 y 20 nudos, y esto hizo todavía más interesante el formato de medal races: salida de través, popa, ceñida, largo, popa, través y llegada. Las salidas no fueron mi fuerte en general, pero me sentía cómoda en esas condiciones, y que el campo diera oportunidades para avanzar también ayudó a que pudiera no tirar tanto de mi físico.

Finalmente, con un 3, 4, 4, conseguí ser de las que sumaran menor puntuación y terminar 5ª a tan sólo un punto de la 4ª, por tanto no tan lejos del objetivo como en un principio podría parecer.

Ponemos el “The End” a esta primera temporada

¡Primera y bien dura! Muy contenta con los resultados obtenidos, con el trabajo realizado y con el equipo de trabajo que hemos forjado en casa este año. Sí que es verdad que en general este Campeonato de Europa me deja con un sabor agridulce… pero son cosas que pasan cuando llevamos al límite nuestro cuerpo y con las que tenemos que aprender a lidiar.

Aprovecho para agradecer a todos los que habéis estado ahí conmigo apoyándome durante la temporada, las regatas y entrenamientos, a mis patrocinadores principales PuertoSherry, Ellas Son de Aquí – Livinda Manzanas y Fundación Andalucía Olímpica y a mi familia por ser incondicional ❤️

¡Vamos a por la próxima temporada!

Buenos vientos 💨

Pi


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.